Viajar con VIH: países con restricciones

Todavía 48 países en todo el mundo ponen restricciones de viaje a las personas con VIH. Aún hoy, no podemos movernos libremente por el mero hecho de ser positivos. Conviene informarse bien antes antes de ponerse en ruta.

Quizá viajar y hacer turismo sea uno de tus mayores placeres, y eres de esas personas que aprovechas la mínima ocasión para escaparte y descubrir nuevos lugares. Yo soy una de ellas. Por eso, buena parte de las decenas de dudas que te rondan la cabeza, una vez eres diagnosticado, están estrechamente relacionadas con esta cuestión. ¿Cómo será viajar con VIH? ¿Podré visitar ese país deseado? ¿Me pondrán problemas cuando llegue al aeropuerto? ¿Tendré que revelar mi estado serológico? ¿Y si me requisan mi medicación? El tema es suficientemente importante y, por eso, he creído conveniente dedicarle un post, esperando que os sea de utilidad.

Según datos recientes (año 2019), todavía existen 48 países y territorios que ponen restricciones y obligan a realizar pruebas obligatorias del VIH y a declarar el estado serológico. Son parte de los requisitos para conceder permisos de entrada, residencia, trabajo y/o estudio.

Cuando pensamos en viajar no sólo estamos hablando de ocio y vacaciones. ¿Os suena aquello de “quiero acabar mis estudios en un país extranjero” o “tengo un viaje de negocios en unos días”? Lo queramos o no, el hecho de vivir con VIH nos puede seguir haciendo más vulnerables ante la empresa para la que trabajamos y éste es un ejemplo de ello. Gestionar este tipo de circunstancias no siempre es fácil pero debemos tenerlas muy en cuenta.

A estas alturas, parece mentira que haya aún quien piense que tener el VIH representa una amenaza para la salud pública en relación a los viajes y a la movilidad. Sin embargo, así es, pese a que expertos en enfermedades infecciosas no se cansan de repetir lo mismo: poner restricciones no es una medida que ayude a proteger la salud pública de un país determinado, sino una forma de vulnerar los derechos humanos de las personas seropositivas y aumentar su estigma y discriminación.

¿Qué tipo de restricciones se aplican a las personas con VIH?

Las medidas más severas que nos podemos encontrar es la prohibición expresa de entrar a un país por ser extranjeros y tener VIH. También nos pueden requerir un examen médico o declaración para optar a cualquier tipo de visado. Algunas regiones (destacadas en negrita más arriba) pueden optar por un proceso de deportación si descubren que la persona tiene VIH. Otros territorios hacen una interpretación de su legislación un tanto arbitraria y confusa (ocurre en algunos países latinoamericanos). Ante las múltiples opciones, y para no tener sustos, lo mejor será que antes de viajar a cualquier destino nos informemos bien sobre las trabas que pone.

Un recorrido por el mundo

🌎 Europa: No existen restricciones siempre que el período de estancia no sea superior a 90 días como máximo. En el caso de Rusia para obtener un visado de entrada múltiple se requiere un test de VIH negativo.

🏕️ África: Es posible moverse sin problema por casi todo el continente. Hay excepciones. En Guinea Ecuatorial puede exigir un certificado de estado serológico y, en caso de ser positivo, rechazar la entrada. Sudán prohíbe la entrada a personas extranjeras con VIH.

🏈 América: Estados Unidos, Canadá y la mayoría de países de Centroamérica y Sudamérica no ponen restricciones durante un período de 90 días. Hay excepciones, territorios con regulaciones concretas o exigencias de certificados médicos.

🈴 Asia: El continente con más restricciones. Los Emiratos Árabes, Arabia Saudita, Yemen, Siria, Corea del Norte, Bangladesh prohíben la entrada a las personas con VIH y requieren un examen médico o declaración para optar a cualquier tipo de visado. En otros territorios asiáticos se permite la entrada pero para estancias cortas.

⛱️ Oceanía: Destinos como Australia, Nueva Zelanda o las islas Fiji no ponen ningún impedimento para viajar. Las Islas Salomón y Papúa Nueva Guinea sí pueden solicitar un examen médico al llegar al país y denegar la entrada en caso de tener alguna enfermedad infecciosa, entre ellas el VIH.

Países con restricciones de viaje para personas con VIH:

Angola, Aruba, Australia, Azerbaiyán, Bahrein, Belice, Bosnia y Herzegovina, Brunei Darussalam, Islas Caimán, Islas Cook, Cuba, República Dominicana, Egipto, Indonesia, Irak, Israel, Jordania, Kazajistán, Kuwait, Kirguistán, Líbano, Malasia, Maldivas, Islas Marshall, Mauricio, Nueva Zelanda, Omán, Palau, Papúa Nueva Guinea, Paraguay, Qatar, Federación de Rusia, Saint Kitts y Nevis, Samoa, Arabia Saudita, San Vicente y las Granadinas, Singapur, Islas Salomón, Sudán, República Árabe Siria, Tonga, Túnez, Turkmenistán, Islas Turcas y Caicos, Tuvalu, Ucrania, Emiratos Árabes Unidos y Yemen. (fuente: ONUSIDA)

Sitios web recomendados sobre viajes y salud

  • HIVTravel es una base de datos global interactiva en la que puedes acceder a la ficha técnica del país o territorio que te interese. En ella encontrarás información sobre restricciones para viajar o residir, pero también datos sobre cómo acceder al tratamiento, qué hospitales y asociaciones existen, etc.
  • La página Países que aplican restricciones a viajeros VIH/SIDA de la Fundación IO, dedicada al estudio de las enfermedades infecciosas en el mundo. Puedes hacer una búsqueda por país, conocer sus restricciones e informarte, además, sobre su sistema sanitario y de vacunación, riesgos locales, etc.
  • El sitio web del Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno Español ofrece la posibilidad de consultar la página de la Embajada del país donde vayas a viajar con información útil para extranjeros.
  • Ante cualquier duda adicional, es recomendable ponerse en contacto con alguna entidad o asociación porque ellos manejan mucha información, experiencia en consultas, y seguro que podrán ayudarte.

Algunas recomendaciones antes de viajar con VIH:

  • Pensar bien el destino elegido. Si eres de esas personas que sufren mucho estrés y nerviosismo ante los contratiempos, mejor ahórrate ese mal rato y escoge un destino donde puedas viajar con total seguridad.
  • No viajar con la medicación justa. Llevar bien las cuentas del tiempo que vamos a estar fuera de casa para no vernos obligados a interrumpir la terapia en pleno viaje. Parece obvio, pero mejor que nos sobren pastillas. ¿Quién no ha perdido nunca el vuelo de regreso?
  • Llevar la medicación siempre en el equipaje de mano. Piensa que la maleta que factures puede perderse o te la pueden robar.
  • Llevar la medicación con el embalaje original.
  • Llevar una copia de algún informe médico. Así podrás certificar que necesitas esa medicación para una enfermedad crónica. Es preferible que el escrito esté en inglés y, aún mejor, en el idioma del país a visitar. En algún aeropuerto o aduana podrían solicitarnos información sobre lo que estamos tomando.
  • Tener contratado un seguro médico siempre es conveniente.
  • Disfruta del viaje y de la experiencia. Esa es la máxima prioridad, lo más importante, o sea que aparta cualquier pensamiento que te lo pueda impedir.

¡BUEN VIAJE!

Si quieres, puedes compartir tu experiencia sobre este tema o dar tus propias recomendaciones. ¡Seguro que nos son útiles!

Deja tu comentario más abajo

⬇️

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑