¿Quién es el doctor Anthony Fauci?

Mucho le tenemos que agradecer al principal investigador del VIH/sida. La revista “Time” le ha elegido como el hombre más influyente de 2020.

Su nombre está en boca de medio mundo en estos tiempos de pandemia. No en vano Anthony Fauci es el principal epidemiólogo de Estados Unidos y unas de las voces más autorizadas en estos temas. En los últimos meses su figura ha trascendido en los medios de comunicación de todo el planeta, por sus conocimientos científicos y por haber plantado cara al mismísimo Gobierno de Donald Trump, tan cuestionado por su gestión de la crisis por la Covid-19.

En el ámbito de las enfermedades infecciosas al doctor Anthony Fauci no hay quien le sople. Si algo le sobra es experiencia. Lleva casi cuatro décadas dirigiendo el NIAID, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, cargo que ocupó bajo la presidencia de Ronald Reagan. Durante su carrera, ha estado involucrado en la investigación de infecciones respiratorias, enfermedades diarreicas, tuberculosis y malaria, así como enfermedades emergentes como el Ébola y el Zika. Pero si por algo es reconocido mundialmente este inmunólogo de 79 años de edad es por su contribución al estudio del VIH/sida. Quizá sea una de las personas que mejor conoce este virus pues fue él quien lideró la lucha científica mundial desde los primeros años de la epidemia, en plena década de los 80 cuando aún más bien poco se sabía.

Su trabajo incansable ha sido decisivo. En un tiempo en el que muchos pretendían ocultar lo que sucedía, Fauci se dedicó de lleno a investigar un virus que se estaba llevando por delante miles de vidas. Gracias a sus investigaciones fue posible entender cómo el VIH destruye las defensas del cuerpo y lo vuelve susceptible a infecciones mortales. Los estudios de este epidemiólogo han sido fundamentales en la prevención y en el diagnóstico del virus, pero también para desarrollar tratamientos que han permitido a las personas con VIH aumentar sus expectativas de vida equiparándolas al resto de la población. 

Los enfrentamientos del científico con Trump han dado mucho que hablar. Sus aspavientos, muecas y silencios. Sin embargo, su estrecha relación con la plana política no es nueva para él. Está más que acostumbrado. A lo largo de su dilatada carrera, Fauci ha tenido que lidiar con seis presidentes de Estados Unidos a los que ha asesorado sobre el VIH y sobre muchos otros problemas de salud nacionales y mundiales. Con el mandato de George W. Bush, fue uno de los principales arquitectos del Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del Sida (PEPFAR), un programa que funciona en más de 50 países y que ha logrado salvar millones de vidas en todo el mundo, especialmente en territorios en desarrollo.

Algunos datos curiosos. Según la Web of Science, el científico ocupó el séptimo lugar entre más de 1.8 millones de autores en el campo de la inmunología atendiendo al recuento total de citas entre 1980 y enero de 2020. Por otro lado, es autor, coautor o editor de más de 1300 publicaciones científicas, incluidos varios libros de texto. Su labor le ha hecho merecedor de numerosas condecoraciones. Quizá una de las más prestigiosas es la Medalla Presidencial de la Libertad puesto que se trata del más alto honor otorgado a un civil por el presidente de los Estados Unidos.

Actualmente, Anthony Fauci continúa dedicando gran parte de su investigación a los mecanismos inmunopatogénicos de la infección por VIH y al alcance de las respuestas inmunitarias del cuerpo al VIH. Sin duda alguna, tenemos mucho que agradecerle. Gracias, doctor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑